Las mujeres no estamos obligadas a sonreír.

Tal vez no les guste el tenis, o les dé igual. Pero seguramente saben que esta semana Serena Williams pasó a semifinales del U.S. Open, venciendo a su hermana Venus. Estas hermanas son verdaderamente increíbles: una vez que terminó el juego, las dos se abrazaron y nuestro corazón se derritió. Serena perdió ayer ante Roberta Vinci en las semifinales 😦 pero igual creemos que son lo máximo.

Después del partido para pasar a la semifinal, Serena tuvo que dar una conferencia de prensa donde un reportero le preguntó por qué no estaba sonriendo. A lo que ella contestó que de verdad, quería ir a la cama, tenía que despertar temprano para entrenar y que preferiría no estar ahí. ¡Y tiene toda la razón! Acababa de jugar un partido intenso, contra su hermana, con toda la presión del mundo por seguir ganando… ¿y tu principal preocupación es que no está sonriendo? Lo importante aquí es pensar que a deportistas hombres jamás se les pediría lo mismo. ¿Cuándo han visto que se le digan a Usain Bolt que sonría? ¡Pfff jamás!

Serena y Venus constantemente son criticadas por su complexión, por su ropa, por su cuerpo, por su humor… cuando lo importante debería de ser su rendimiento deportivo. ¡Que es fuera-de-este-mundo! Así que bien por ella por decirle al reportero lo que realmente sentía.

Aquí el intercambio entre Serena y el reportero.
Aquí el intercambio entre Serena y el reportero.

Por esto y muchas cosas más, Serena Williams es nuestra reina de la semana ❤

Anuncios